El libro de la selva (Mowgli)

El siglo XIX tuvo una importancia crucial para la literatura, y aunque al principio no fuera consciente de ello, también la tuvo —y la tiene— para que sintiera la llamada de las letras, en su sentido más amplio. En este período surgió el romanticismo, mi corriente artística preferida, y también gran parte de las obras que leí en la adolescencia y que marcaron mi infancia. Así que, para mí, la década de los ochenta está íntimamente ligada con el siglo XIX. De niño, aunque me lo hubieran dicho, jamás lo hubiera creído, pero es cierto.

A las entradas anteriores se suma otro ejemplo, El libro de las tierras vírgenes o, como es más conocido, El libro de la selva de Rudyard Kipling. De nuevo fue la televisión, con la serie de Mowgli, la que me acercó a esta obra que podéis descargar aquí en pdf, de una de las páginas de los scouts, los Scout Marinos. ¿Los boy-scouts? Sí, fue un amigo de Kipling, Robert Baden-Powell, quien fundó el movimiento, y El libro de la selva, por los valores intrínsecos que se desprenden de él además del entorno exótico que lo caracterizan, fue y es libro de referencia para los scouts más pequeños, los lobatos.




Si te ha gustado esta entrada, puede que también te interesen otras de la sección «lecturas imprescindibles». Divididas por grupo de edades, son éstas:

3 comentarios:

Fede! dijo...

Miguel,

antes que nada muchas gracias por pasar por nuestro sitio y linkearnos. Efectivamente Kipling fue muy amigo de BP y el Libro de las Tierras Vírgenes sirve hoy como base de enseñanzas a los lobatos.

Sin embargo es importante resaltar que las películas de Disney distan, en algunos casos, bastante de la estructura del libro. Kaa no es mala, los monos no tienen rey, y Shere Khan sí muere.

De cualquier forma sí es un libro fantástico, que recomiendo leer.

Saludos!

Miguel Ángel Villar Pinto dijo...

Hola Fede. Gracias en todo caso a vosotros por la iniciativa de poner esta gran obra de la literatura universal a disposición de todo aquel que quiera disfrutar con ella.

Y sí, es verdad lo que comentas de Disney, hecho bastante frecuente en sus producciones, lo cual se convierte en otra razón añadida para leer las obras en las que basan sus producciones; aunque se hayan visto las películas o las series, los libros no dejarán de sorprendernos igualmente al encontrar en ellos una historia distinta.

Un abrazo muy fuerte para ti, Fede, y también para los lobatos. ¡Cuidado con Shere Khan!

Miguel Ángel Villar Pinto dijo...

Por cierto, aquí está el enlace a una de las partes de la película a la que Fede se refiere (la verdad es que el trabajo de Disney es encomiable):

Mowgli y el rey de los monos

Publicar un comentario